Total: 728


Balancín:
Hacia 1.550, el platero alemán Marx Schwab inventó la acuñación a volante. Es una palanca móvil montada alrededor de un eje horizontal que pasa por el medio, balanceándose con el fin de transformar el movimiento rectilíneo alternativo en uno circular continuo, o viceversa. Por este motivo, las piezas acuñadas con este sistema reciben el nombre de "moneda de balancín", si era movido por personas o animales, recibía el nombre de INGENIO DE SANGRE, por los grandes esfuerzos que debían de hacer para hacerla funcionar, según ciertas crónicas eran necesarios de 8 a 12 hombres para maniobrar los brazos que movían el tornillo central, los cuales eran relevados cada15 minutos. Si por el contrario se empleaba la fuerza del agua para mover sus brazos mediante ruedas de madera con paletas, se llamaba INGENIO DE AGUA.

Balanza:
Instrumento para pesar, formada generalmente por una barra horizontal, suspendida en su punto medio y de cuyos extremos penden dos platillos.

Las casas de moneda de todas las épocas siempre disponían y disponen de instrumentos para pesar los metales y las monedas acuñadas: balanzas, romanas, pesas, etc. La fábrica cuenta con estos instrumentos de diferentes tipos y tamaños en varios departamentos:

1. En la sala de libranza, donde se recibe el metal en bruto, o barras, que entra a la fábrica desde la calle, y también donde se despachan las partidas de metal a la fundición para volver enrieladas; así como desde donde se despachan los rieles al maestro de la moneda, quien devuelve el metal en monedas acuñadas y cizalla, siendo cada traspaso rígidamente controlado por peso. La sala de libranza también cuenta con balanzas necesarias para analizar el peso individual de monedas de oro y para despachar la moneda que sale de la fábrica.
2. En la oficina del ensaye, donde el ensayador utiliza una pequeña balanza de mucha precisión para efectuar el ensaye.
3. En la sala de fundición donde el fundidor prepara la aleación conjuntamente con el ensayador.
4. En las salas de corte y acuñación para comprobar el ajuste de las máquinas para que las monedas salgan con su debido peso.

Antiguamente, cuando las balanzas, pesos y romanas no contaban con mucha exactitud, se pesaban las monedas contra un dineral, o peso estándar, de un marco (0.2300465 kilos). La legislación monetaria no especificaba entonces el peso que había de tener cada moneda, sino cuantas monedas habían de acuñarse de un marco de metal. Por ejemplo, 67 monedas de a un real habían de pesar exactamente un marco. La exactitud de las pesadas era fundamental para controlar tanto la calidad de las labores como los hurtos, por lo que el balanzario debía comprobar todos los dinerales de la Casa por el desgaste, así como todas las balanzas por poder estar desniveladas, contra un dineral patrón que solamente se usaba para estas comprobaciones periódicas.

A partir del siglo XIX las balanzas son de mayor precisión e incluso automáticas, y por tanto, la legislación especifica el peso exacto que ha de tener cada moneda.


Balanzario:
Oficial de una ceca, encargado de pesar los metales antes y después de la amonedación. Se denomina también JUEZ DE BALANZA, FIEL DE BALANZA, MAESTRO DE BALANZA.

Bamba :
Denominación que realizaban en el sigo XVI los habitantes de las Islas Canarias, para denominar la moneda que corría por esas tierras, piezas salidas de las cecas peninsulares y americanas, especialmente manojillos (real emitidos por los Reyes Católicos, por el haz de flechas que junto al yugo aparecen en esas monedas), pilar y cruz así como tostones de Portugal.

Banda:
En heráldica. Pieza que corta el escudo en sentido diagonal, del ángulo diestro superior, al ángulo siniestro inferior.

Bandado ó barrado:
En heráldica. Escudo con un número par de bandas o barras, si no se especifica otra cosa, suelen tener seis.

Barra:
En heráldica. Pieza que corta el escudo el escudo en sentido diagonal, del ángulo siniestro superior, ángulo diestro inferior.

Batir:
Acción de acuñar moneda. Hacer tomar al metal la forma que se desea a fuerza de martillo.

Beneficiador:
Encargado en las minas, de separar el oro y la plata de la tierra o piedra y posteriormente, los metales mezclados que contengan, mediante fuego o azogue.

Besante:
Deformación de la palabra "Bizance" (Bizancio), con referencia al "sólido de oro" de Constantino, emperador de Bizancio.

Bifacial:
Moneda con grabado en las dos caras, y particularmente la que posee resello o contramarcas en ambos lados.

Bilingüe:
Moneda que posee leyendas o inscripciones en dos lenguas distintas.

Billete:
Cédula impresa o grabada que representa cantidades de cierta moneda.

Billete de ensayo:
Es un diseño de un nuevo billete. A menudo no tiene número de serie.

Billete del infierno:
Billete del infierno (Hell banknotes) pueden ser ficticios o asemejarse a billetes reales. Diversas comunidades asiáticas los usan para ser quemados o arrojados al viento con el fin de honrar a los ancestros.

Billete de película:
Billete de película o de teatro se imprime para ser semejante a los billetes actuales o históricos, pero son utilizados en películas u obras teatrales.

Billete de práctica:
Es un billete generalmente similar en tamaño, forma y color a los billetes circulantes y se utiliza para el entrenamiento de los cajeros de banco y personal de cambio de divisas. Son generalmente no oficiales y crudamente impresos, pero de vez en cuando, son emitidos por los Bancos Centrales cuando se introduce un nuevo papel moneda (como por ejemplo, cuando los euros reemplazan a la moneda nacional en muchos países europeos) o cuando se ha introducido un nuevo sistema (como por ejemplo, cuando en Australia y Nueva Zelanda se introdujo la moneda decimal, en sustitución de la libra y peniques).

Billete de propaganda:
Son emitidos por agrupaciones políticas o enemigos de guerra. Pueden ser utilizados para la guerra psicológica, o dar instrucciones acerca del procedimiento para rendirse.

Billete de prueba:
Billete que se imprime para comprobar si el diseño es adecuado para la circulación, o para probar las distintas etapas del proceso de impresión. Estos billetes de prueba pueden llevar impreso solo el anverso o el reverso, o únicamente partes del conjunto, como el retrato.

Billete espécimen:
Un billete espécimen (del latín specimen que significa ejemplar visible o modelo) se imprime generalmente en cantidades muy limitadas, para ser distribuidos a los Bancos Centrales internacionales, bancos comerciales nacionales, impresoras de billetes (como la American Bank Note Company) o incluso a las empresas comerciales, con el propósito de facilitar el reconocimiento de los nuevos billetes.

Para evitar el uso de billetes especímenes como billetes de curso legal, las muestras se sobreimprimen y/o perforan con la una inscripción como «SPECIMEN», «ESPECIMEN» o «MUESTRA SIN VALOR». En la mayoría de los casos, los billetes de muestra tienen números de serie fácilmente identificables, tales como "99999999999" o "00000000000" o "1234567890". Muchos ejemplares tienen un "número de control" adicional que se utiliza por un banco central para rastrear quien recibió un espécimen particular.

Los Bancos Centrales entregan estos billetes espécimen en calidad de préstamo. Dichos billetes pueden llegar a los coleccionistas sin autorización, aunque en algunos casos, pueden ser ampliamente distribuidos, y debido a que no tienen ningún valor comercial, pueden valer menos que los billetes en circulación"


Billete lavado:
Billete que es sumergido en un líquido con el fin de hacer desaparecer suciedades, manchas, etc.. Normalmente después de un mal secado, puede aparecer ondulaciones y es necesario prensarlo o plancharlo.

En un billete lavado desaparece la fina capa de parafina protectora que llevan casi todos los billetes de Alfonso XIII y la II República (con la excepción de algunos anteriores a 1906) y los del Estado Español fabricados en Alemania durante la Guerra Civil. Por lo que see debe analizar el brillo. Todos los billetes brillan. Si se ve con luz rasante se debería observar un brillo en el papel. En caso de duda se puede coger un billete actual sin circular analizar su brillo para tener una referencia, haciendo esto además se verá si ha sido planchado.

Estos billetes no tienen el clásico tacto satinado. Puede tener una textura áspera. Flojedad general propia de un billete sobado que ha perdido firmeza. El sonido de carteo, si todavía lo mantiene, es diferente al que podríamos sacar de un billete SC sin tocar. Se debe analizar el apresto, pero pueden utilizar productos para darle rigidez al papel y confundir.

Pasando por la luz ultravioleta podemos ver con claridad posibles zonas que hayan sido mojadas, aunque sea levemente, ya que marcarán un fuerte contraste con las que no se han tocado.

Los billetes pierden el relieve de la impresión calcográfica, el de la tipografía de la numeración y el del estampillado de la firma del cajero. El billete no presenta las bellas tensiones de la impresión calcográfica que podemos encontrar, de forma muy visible, desde Carlos III. Se deben analizar si las marcas de calcografía han desaparecido, si el número de serie no está "hundido", si existe una rigidez artificial del billete, etc...


Billete planchado:
Billete que ha sido planchado mediante una superficie plana y caliente para quitarle arrugas. Normalmente intercalándolo entre hojas de papel para evitar quitarle mucha rugosidad. Algunos utilizan prensas para alisar el billete, no queman el brillo, pero pierde la calcografía. Al hacerlo se puede considerar el billete como restaurado, y puede perder el apresto original del billete.

Un planchado se notara el 99% de las veces con luz rasante observando la rugosidad natural del papel y su brillo. Al pasar el dedo por un billete sin planchar tiene que rascar, es decir, sentir su aspereza natural.

En el caso de que las arrugas a ocultar hubiesen producido rotura de las fibras, obserbando el interior del papel a contraluz (luz lo sufientemente potente para atravesar el papel) se podrán observar las marcas que las delatan.


Billete prueba de color:
Prueba de billete que se imprime típicamente en una variedad de colores diferentes como parte del proceso de prueba.

Billete réplica:
Son copias, a menudo fácilmente identificables, de billetes históricos o escasos. Se venden como recuerdos en museos (por ejemplo, la moneda confederada).

Billetes de juego:
Billetes que pueden parecerse a los billetes reales o ser completamente ficticios, y suelen ser utilizados por los niños para jugar, o como promociones o publicidad, a menudo impresos por una cara.

Billetes educativos:
Billetes emitidos por algunas escuelas de comercio, específicamente para capacitar a los estudiantes para ser empleados o cajeros.

Billetes falsos:
Son falsificaciones de dinero circulante, billetes antiguos para engañar a los coleccionistas o incluso pueden ser emitidos por gobiernos extranjeros para desestabilizar la economía de sus enemigos (por ejemplo, la Operación Bernhard o las falsificaciones británicas de moneda Otomana).

Bimetálica:
Moneda contemporánea de dos metales, Italia en 1982 fue uno de los primeros países que utilizó este sistema en las monedas de 500 Liras.

Bimetalismo:
Sistema monetario en el que rige un doble patrón.

Bite:
Es la pequeña parte, porción dentellada o bocado de una pieza que se utiliza para el comercio.

Blanca:
Antigua moneda española de "vellón", de ahí su apodo de blanca. En un principio, (siglos XV - XVI), tenía el valor de medio maravedí para una blanca yun maravedí para la doble blanca. Con la devaluación del vellón de Felipe en 1642, se fija el valor de una blanca de dos maravedíes. Son varias las calificaciones que recibe la blanca de los Reyes Católicos, sevillanas de la banda coronada, de Navarra, y Nueva, según las variantes de talla y liga efectuadas por los distintos reyes. De esta época, y concretamente del uso extendido de este valor monetal, cada vez menor, data la expresión popular de "estar sin blanca".

Blanqueada:
Moneda que ha sufrido la operación de albar.

Blanqueador:
Operario encargado de realizar el blanqueado de la moneda.

Blanquecer:
En las casas de monedas y entre plateros, limpiar y sacar su color al oro, plata y otros metales. El procedimiento usado para blanquear cospeles de plata consistía en recocerlos por espacio de unos segundos a un baño de agua acidulada. Para las monedas de oro, era de ácido nítrico.

Blanquimento:
Los rieles y los cospeles en su procesamiento terminaban oscurecidos por una capa de óxido, ennegrecidos y sucios, manchados de ceniza, grasa y partículas de carbón que había quedado pegado a su superficie en el recocimiento y el paso por los laminadores y hileras. Era necesario eliminar todas estas impurezas antes de la acuñación, lo cual se hacia con un somero tratamiento químico, al que se dio el nombre de blanquición o blanquimiento, ya que "blanqueaba" el metal oscurecido. Este proceso se llevaba a cabo en una oficina dotada con varios fogones, y debajo de cada uno una hornilla de leña con capacidad de albergar un fuego intenso. Encima había una campana y una chimenea para extraer los humos y vapores. Sobre cada fogón se colocaba un caldero de cobre que se llenaba parcialmente con agua y alguna de entre varias recetas de productos cáusticos. Se calentaba la mezcla hasta la ebullición, punto en el cual se echaban unos sacos de cospeles, manteniendo la ebullición durante media hora y revolviendo con unos palos de madera.

Cuando el metal brillaba con su color natural, se sacaban los cospeles con unos rastrillos y espumaderas, pasándolos a una tina de madera donde se los lavaba en agua abundante y corriente. A continuación, los cospeles se extendían sobre unas planchas de cobre con brasas de carbón por debajo para acelerar el secado. Luego se mezclaban los cospeles con serrín para terminar el secado y para pulirlos. Todo este proceso tardaba un mínimo de ocho horas en ser realizado.


Bocado:
Porción de barra o lingote utilizado en los ensayos de metal, su peso no debía exceder de 4 ochavas, es decir, 14,377 gramos

Bollo:
Abultamiento en una de las caras de la moneda o medalla, por golpe o presión hecha en la cara opuesta.

Braceaje:
Derecho o impuesto que tenía por objeto resarcir al estado o soberano de los gastos de fabricación de la moneda.

Bracteada:
Es la denominación que se le da a las monedas acuñadas por una sola cara. Normalmente estas piezas tienen forma cóncava, cuando el cospel es muy fino y ha sido picado por el cuño. Los numismáticos dan este nombre a unas monedas formadas por una lámina muy delgada de oro, plata, latón, etc. estampada con un solo cuño, de modo que aparece en relieve por el anverso y hueco por el reverso.

Brillantes:
Monedas de oro y plata.

Bronce:
Monedas de la antigüedad, griegas y romanas, las cuales tomaban el nombre dependiendo de su módulo, "gran bronce", "medio bronce" y "pequeño bronce".

Bronce:
Mezcla por fusión de cobre, estaño y zinc, de color característico, aunque la denominación se aplica vulgarmente a toda aleación de metales con predominio delcobre.

B.u. :
( Calidad de acuñación) Brillante universal, se denomina así a la moneda que se ha tenido especial cuidado en su fabricación, usándose las prensas a un ritmo lento de trabajo, con cuños nuevos y cospeles especialmente escogidos y sin ningún defecto.

Bucles:
A la muerte del rey D. Alfonso XII el 25 de Noviembre de 1885, su esposa Mª Cristina de Habsburgo asumió la regencia de España. El 17 de Mayo de 1886 nació Alfonso XIII y dos años después se empezaron a emitirlas primeras monedas con su busto. Véase PELÓN. En 1891 y con motivo de actualizarla imagen del rey en todas las monedas de plata y de oro, se autorizó un segundo modelo, conocido este como “BUCLES” por la forma de su peinado.

Buena:
Moneda de ley perfecta, bien de oro o plata.

Buril:
Instrumento de acero usado desde la más remota antigüedad para la fabricación enhueco de las matrices, se utiliza solo o con la ayuda de la maceta.

Busto:
Representación pintada o esculpida de la cabeza, cuello, hombros y parte del pecho de un ser humano. También se denomina con el mismo nombre a las monedas que ostentan la efigie del soberano.

Busto desnudo:
Dícese cuando la cabeza presenta desnudo el cuello hasta el nacimiento del pecho.